Plan de igualdad

Igualdad de género

Igualdad de Oportunidades:

La lucha contra la discriminación y la promoción de la igualdad de oportunidades se instrumenta a través de un enfoque global que fomenta la promoción positiva y activa de la misma. Ello implica la incorporación del objetivo de la no discriminación y la igualdad de oportunidades para todos en nuestros diferentes proyectos. Es una exigencia promover la prevención de una posible discriminación, ya sea directa, indirecta o por asociación, y a la promoción de la igualdad de oportunidades del grupo destinatario como es el colectivo de mujeres. Así, en la lucha contra la discriminación social y la exclusión social debemos continuar en promover una ciudadanía activa y la cohesión social con la inclusión social.

Para ello: formación sobre la diversidad dirigida a mujeres, cláusulas sociales de no discriminación, supervisión de procesos de selección, a fin de garantizar que el principio de Igualdad de Oportunidades se cumple respecto a todas las personas candidatas a las que se ofrece una opción formativa.

Principio horizontal para conseguir equidad o justicia, con mecanismos de seguimiento e indicadores que garantizan el cumplimiento de los objetivos establecidos en la materia. Transversalmente se adoptan medidas que garantizan el respeto, sin menoscabo de medidas de acción positiva a favor de este determinado grupo colectivo

 

Igualdad entre Mujeres y Hombres: El Patronato apuesta por la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Así, garantiza la participación activa a lo largo de todas las fases del proyecto y actúa de un modo integral y sistemático en su desarrollo sobre los agentes y factores. Así mismo, se incluyen en los procesos de diseño e implementación a personas expertas en la igualdad y a las propias beneficiarias.

Tampoco el Patronato NSD se olvida del análisis de género para ser las medidas realmente efectivas. Esta perspectiva está integrada en las fases de sensibilización, orientación y formación como medida de apoyo y orientada a mejorar el equilibrio para reducir las brechas de género y mejorar las condiciones laborales de las mujeres adoptando una política de corresponsabilidad. Las mujeres continúan teniendo más dificultades para hacer compatibles las demandas que exigen el ámbito profesional y el ámbito privado a lo largo de toda la vida y son las que recurren en mayor medida a las medidas para la conciliación.

 

Y, por último, no faltan medidas para combatir estereotipos de género y la segregación en la educación y la formación que tienen una gran incidencia en la empleabilidad de las mujeres y en sus futuras  condiciones socio-económicas. Con todo, para evitar la discriminación que consideramos soporta en mayor medida la mujer, vamos a favorecer su participación y aprovechamiento dentro del Patronato. La construcción de un mundo inclusivo cada vez más diverso y complejo es uno de los actuales retos.

 

Por tanto, se han señalado las siguientes líneas de actuación:

  • Incluir en nuestras comunicaciones un lenguaje no sexista e inclusivo.
  • Potenciar el papel de la mujer en el desarrollo de las actividades, incluyendo el mismo número o superior de mujeres que de hombres en el equipo de voluntariado.
  • Visibilizar el trabajo que realizan las mujeres.
  • Compartir las tareas a realizar no categorizándolas por géneros.
  • Empoderar a las mujeres participantes y mostrarles referentes y vivencias de otras mujeres.

 

Con todo ello, esperamos y deseamos lograr, entre todas las personas que participen en el Patronato, un cambio en su percepción de los roles tradicionalmente asociados a las mujeres y eliminar prejuicios y estereotipos.

 

Dejar un comentario